De la tradición a la innovación

Una de las cosas que me gusta visitar cuando estoy en alguna ciudad es su mercado. El mercado ha sido y es un punto de encuentro de la cultura gastronómica donde te puedes encontrar productos de diferentes paises. Es una explosión de colores, formas,texturas…

Me quedo ensimismada con qué cuidado están colocadas las frutas y las verduras. El objetivo es claro: atraer nuestra atención. Y realmente lo consiguen.

A pesar del transcurso del tiempo, estos pequeños comerciantes, amantes de su oficio, no abandonan el mercado tradicional ofreciéndonos en pleno siglo XXI calidad y servicio.

Que duda cabe que el respaldo de las instituciones para mantener en pie el mercado tradicional son pieza clave para no encontrarnos con tristes mercados a los que a penas va gente y que poco a poco ves como van quedando puestos vacíos.

El Mercado Central, todo un emblema para la ciudad de Valencia, dispone de los medios para satisfacer a los diferentes tipos de consumidores. Podemos encontrar todo un abanico de servicios: realización de compra por teléfono, por correo electrónico, por internet, servicio a domicilio, consigna, carritos, almacenamiento, transporte, pago con tarjeta de crédito en el puesto, en efectivo,  con tarjeta de crédito en su domicilio….

Un claro ejemplo de CALIDAD, INNOVACION y FLEXIBILIDAD.

Maximizar el uso de la tecnología en nuestros negocios es un plus que no podemos dejar pasar por alto y menos en los tiempos que corren.

¿Dispones de  un ordenador, un móvil de alta generación e internet?

Pasar de la tradición a la innovación está al alcance de todos.

“Sé el primero en sorprender a tus clientes”

Quiero ver la campaña ahora

Trabaja duro, pero contento

Disfrutar del trabajo y llevarlo con responsabilidad es una de las mayores garantías de productividad profesional.

Cuando se trabaja en aquello que te gusta, el tiempo pasa rápido y siempre tienes la sensación de saber poco a pesar de los años trabajados. Aprovechas cualquier hueco para emplearlo en formación y ampliar conocimientos. Permanecer inmóvil viendo pasar el tiempo realmente no es lo mío.

En tan sólo una década hemos sido testigos de numerosos cambios a todos los niveles y cómo estos cambios influyen directamente en nuestro comportamiento,  en el mercado y en las empresas. La entrada de la moneda única en el marco europeo contribuyó a que empresas que exportaban contenedores a EEUU dejaran de hacerlo debido a una divisa fuerte.    La globalización a pesar de las ventajas que supone en muchos aspectos, ha contribuido también a la aparición de nuevos competidores y  nuevos mercados.

Todo parece estar en movimiento, y a todos nos toca hacer un esfuerzo para adaptarnos  a las “nuevas tendencias”. Hace unos años, hubiera sido inconcebible poder tener una tienda de ropa, por ejemplo, sin tener un local, un género, unos empleados… Con internet hoy es posible generar ingresos con una página web y una aplicación que permita que la gente pueda comprar con una tarjeta de crédito.

Internet nos ofrece todo un mundo de posibilidades que hasta hace poco resultaba difícil de entender si no se tenía una infraestructura.

Así pues y como mera observadora  de cómo los cambios han ido influyendo en nuestros nuevos hábitos, pensaba en la posibilidad de que existiera una vía alternativa que fuera positiva, especialmente para las pequeñas empresas. ¿Realmente aprovechamos todos los recursos que disponemos? ¿Hemos avanzado con la misma rapidez que lo hacía la tecnología? La sensación, a pesar de tener a nuestro alcance todos los avances técnicos , es de no saber cómo utilizarlos y darles rendimiento.

Quizá ahora mejor que nunca sea el momento de trabajar en aquello en lo que realmente nos apasiona. Utilizar todos nuestros recursos  y trabajar duro, muy duro, pero contentos de poder disfrutar trabajando en aquello que siempre nos hubiera gustado.

Utilizando la creatividad se consiguen resultados muy interesantes. Visitad la página de enlaces de nuestra web www.akorde.es, y veréis la cantidad de ideas que pueden surgir sin necesidad de hacer grandes inversiones. Tan sólo es necesario mostrar “tu talento” en aquello que más te gusta y compartirlo con los demás. Internet ofrece muchas herramientas que son totalmente gratuitas y para empezar y darte a conocer resultan de gran utilidad.

Me gusta ver a la gente feliz haciendo  aquello que realmente le apasiona. Por primera vez yo también lo estoy experimentando y eso me da  fuerza para crear y formarme a la vez en nuevas áreas.

¿Por qué no empezar el mes de marzo ofreciendo una campaña con servicios gratuitos? pensado y hecho esta mañana me he puesto manos a la obra.

Hasta el 29/02/2012, por la contratación de 3 meses de servicios administrativos (con un mínimo de 16 horas/mes), te regalamos otro mes con las mismas condiciones.

Te animas?…. Adelante!

Ver  campaña ahora

¿POR QUÉ?

Desde bien pequeños aprendemos a  saber el por qué de las cosas, y desde ese momento esa pregunta la tenemos siempre presente.

Necesitamos tener  una explicación lógica,  una respuesta que nos convenza el por qué una cosa es así y no puede ser de otro modo.

Aún así, no siempre podemos obtener una respuesta que se adapte a nuestra forma racional de entender las cosas.

Esta pregunta se queda fija en nuestro cerebro inconscientemente a la hora de adquirir un  producto u otro. Nos fijamos en varios detalles: envase, colores, forma de presentar el producto, la calidad, el precio…

¿Por qué comprar este producto y no aquel otro? ¿Qué hace que finalmente me decida por adquirir un producto que en principio no tenía intención de comprar? o es más… ¿Por qué compramos algo que no necesitamos y finalmente     se queda sin utilizar en los armarios?

Por poner un ejemplo,  un personaje popular sale en la televisión con una pulsera y a “todo el mundo” le da por querer la misma pulsera. ¿Por qué?

El comportamiento del consumidor en estos casos viene determinado porque encuentra en ese artículo algo que está de “moda” y de alguna manera le identifica con el estilo, imagen o  popularidad del personaje en cuestión.

Lo mismo ocurre con los servicios. ¿Por qué contratar este servicio y no aquél? ¿Cuál es la diferencia de contratar uno u otro? ¿Qué beneficio me aporta? ¿Qué valor añadido le aporta a la imagen de mi empresa?

Continuar leyendo

“Ofrecer algo nuevo”

Con la que está cayendo, no resulta fácil para nadie hacerse un hueco en el mercado, incluso para aquellas empresas que tienen cierta solidez, pues,  en cierto modo podría parecer que lo tienen más “fácil”.

Parece que el miedo se ha apoderado de una gran parte de la gente, y hay cierta tendencia a “esperar”  a ver por dónde vienen los tiros: cómo será la nueva reforma laboral, si habrán ayudas, si los bancos empezarán a facilitar créditos para la creación de empresas, o si el gobierno de una vez por todas va a tomar medidas efectivas para salir de esta agoniosa crisis….

Esperar……esperar….. no es precisamente una palabra que cause mi atención.

Hay situaciones en las que hay que tener paciencia y esperar a que el tiempo haga su labor,  como por ejemplo en  la convalecencia de una enfermedad, pero dilatar una situación, cuando somos conscientes que para influir en ese cambio es necesario actuar, participar, tomar decisiones y comprometernos; realmente esperar, no es  la mejor solución.

Hace un par de días, realizando unas gestiones,  no pude evitar escuchar una conversación de tres personas que iban delante de mí. Hablaban con un tono de voz medianamente alto y tenían  el aspecto de ser comerciales. En resumen   iban diciendo que les resultaba difícil poder realizar su trabajo, pues antes básicamente se limitaban a “visitar a los clientes” y comentar, si era necesario, algún aspecto de sus productos o servicios. Pero  actualmente eso había cambiado.  Si querían realizar su trabajo tenían que  ir a “buscar” y ofrecer algo que fuera “innovador”, para llamar la atención de las empresas.

Resulta lógica la actitud por parte de las empresas de  “buscar algo nuevo”, algo que sea innovador y diferente del resto de productos o servicios. Algo que satisfaga mis necesidades y las necesidades de mis clientes o consumidores finales, que en definitiva haga aumentar mis ventas o reducir mis gastos, es decir, obtener BENEFICIOS.

La cuestión es : ¿cómo?

Para empezar, somos nosotros mismos quienes  hemos de estar atentos y ser receptivos ante nuevas ideas. En gran medida estas ideas pueden venir de estudios de investigación realizados por la propia empresa, pero existe también un alto porcentaje de ideas que vienen de la observación así como de  los cambios de comportamiento del consumidor.

 Akorde soluciones y servicios para pymes,  pretende ser una de esas pequeñas ideas,  ofreciendo la flexibilidad, calidad y servicio que tanto necesitan a día de hoy las empresas.

No es la panacea del siglo, pero indudablemente es una salida, una vía que da solución a diversas situaciones, un modelo de trabajo que funciona desde hace años en varios países. Y FUNCIONA.

¿nos quedamos esperando?

Proyecto piloto de teletrabajo en España (pincha en el enlace para ver un video)