Mejorar la gestión del tiempo en el trabajo

Mejorar la gestión del tiempo en el trabajo es sin duda una de las cuestiones que siempre tenemos presente para mejorar la productividad y permanecer centrado en lo importante.  Y es que son muchas las tareas que realizamos a lo largo del día desde que nos levantamos, y en ocasiones nos vemos desbordados ante tantas responsabilidades. Así pues cualquier tema que tenga que ver con el control del tiempo, al menos a mí, no me deja indiferente.

Esta semana he tenido la ocasión de conocer dos aplicaciones que me han parecido muy interesantes y he querido compartirlas con vosotros. En Akorde,  tratamos de maximizar los recursos que nos ofrece internet como herramienta de trabajo y son múltiples los programas basados en la nube  que nos permiten simplificar y organizar mejor nuestras empresas ayudándonos a tener mayor capacidad de control del tiempo y del trabajo efectivo.

Una de las que más me ha llamado la atención es Mind Mapping. Según los expertos la utilización de este método, permite ganar de 4 a 5 horas de trabajo por semana y por persona.  Es nada más y nada menos un software de mapa mental. Imaginar por un momento que todos los datos que tenemos en nuestro cerebro pueden ser organizados de forma visual.  Muchos de estos mapas mentales se utilizan para técnicas de aprendizaje y la superación de sobrecarga de información.

La utilización de este tipo de técnicas resultan muy efectivas para ayudar a los estudiantes a organizar mejor sus horas de estudio y superar el miedo ante los exámenes. Aprendiendo de forma visual como funciona nuestro cerebro, sabremos también como darle un mayor rendimiento sin ansiedades ni frustraciones.

La otra herramienta que me tiene  “enganchada”  hace ya unas semanas es Workmeter.

Esta herramienta tiene por objetivo aumentar la productividad, generar motivación y gestionar mejor el tiempo.

Una de las dudas de muchos empresarios es saber si  los empleados que trabajan en sus oficinas delante del ordenador son realmente productivos o no. Algunos incluso piensan que viendo la mesa de sus empleados repletos de papeles, es señal de que son productivos y por el contrario,  si la tienen vacía es que no trabajan lo suficiente. ¿Pero realmente esto es así? Podría ser  que quien tiene la mesa vacía es porque es más organizado, es “consciente” de las tareas que tiene por finalizar y  no utiliza su jornada de trabajo para realizar gestiones personales o hablar con los compañeros más tiempo del debido.

Workmeter permite visualizar el nivel de rendimiento de los empleados que directamente trabajan con el ordenador, teléfono u otros dispositivos, promoviendo de este modo nuevas políticas laborales como la conciliación familiar-laboral, los horarios flexibles o el teletrabajo con el fin de mejorar la competitividad en las empresas a través de nuevos entornos laborales.

¿Qué empresa se negaría a tener una mayor productividad y al mismo tiempo tener contentos a sus empleados?

Como vemos, las nuevas tecnologías cada vez más nos sorprenden con nuevas aplicaciones para hacernos el día a día más fácil. Pasar de la era industrial a la del conocimiento será positivo para todos aquellos que tengan la capacidad de “VER” todo su potencial y aprovecharlo para el crecimiento de sus negocios o empresas.

Aquí os dejo un pequeño vídeo promocional de esta empresa, que ha conseguido en poco tiempo llamar la atención en reconocidos medios de comunicación tales como  RTVE, El Economista o Público.

Ver vídeo de Workmeter

Anuncios

Invertir en rentabilidad.

Trabajando esta semana con los pequeños negocios, me he dado cuenta que la gran mayoría no conocen las diferentes herramientas  que internet ofrece  para promocionar y fidelizar a sus clientes.

Muchos de ellos creen que con tener presencia en internet a través de una página web o aparecer en primera línea en los buscadores  ya lo tienen todo hecho. Pero en realidad no es así.

Por mucho que sepas sobre tu profesión, siempre hay que innovar, hacer cursos de perfeccionamiento y utilizar nuevas técnicas. Fidelizar a tus clientes de siempre y atraer a otros nuevos.

Algunos me decían que habían hecho de todo y que no creían en la publicidad tradicional: buzoneo, carteles,

A mí particularmente si me dejan un papel en el parabrisas o en el buzón de mi casa, hago una leída rapidísima y a continuación lo tiro. Al cabo de la semana me junto con un montón de publicidad de diferentes cadenas de supermercados, tiendas de muebles, electrodomésticos… y a no ser que tenga en mente realizar alguna compra  a corto/medio plazo, ni los miro porque no me interesan.

Sin embargo, sí tengo interés en recibir información de aquellos negocios que frecuento de forma habitual. No es la primera vez que recibo vía internet  campañas con ofertas especiales de restaurantes, con cena y monólogo incluido, agencias de viajes con ofertas a precios muy económicos, centros de relajación y anti-estrés, con nuevas terapias naturales …

Seguramente este tipo de negocios de por si ya tienen éxito porque están pendientes continuamente de ofrecer lo mejor tanto para su negocio como para sus clientes. Pero no todos los comerciantes tienen esa visión innovadora en la promoción de sus negocios, unas veces por desconocimiento y otras porque de entrada “NO LES INTERESA”.

¿Qué más pueden hacer los comerciantes?

Ante todo hay que buscar soluciones que sean apropiadas para sus negocios. Que se adapten a su clientela y al mismo tiempo que se adapten a sus bolsillos. Hay que priorizar, ver qué gastos son los que tenemos y estudiar uno a uno cuáles son prescindibles y cuáles no. Cuáles nos proporcionan gastos innecesarios y cuáles nos proporcionan ventas. En definitiva cuáles son rentables y cuáles no lo son.

Estudiar todas las partidas de gastos y tenerlas visibles una a una para ver dónde se nos va el dinero. Probablemente si todos visualizaran  por partidas todos sus gastos, se darían cuenta que a menudo se va dinero en partidas “casi invisibles”. ¿Alguien revisa los extractos del banco? A menudo no se controlan las  comisiones e intereses por un servicio contratado: tpv, recibos domiciliados, préstamos, adelanto de recibos, descuento de cheques, facturas,  pagarés…

También ocurre que nos damos cuenta de un cargo del cual no nos ha llegado la factura y no sabemos a qué corresponde. En el peor de los casos nos damos cuenta cuando ya ha pasado el tiempo, pues no revisamos el banco diariamente y cuando nos llega el extracto físico por correo ya es demasiado tarde para  su devolución.

La contabilidad es así: minuciosa. No sólo es cuestión de tener las facturas fisicas, sino de tenerlas documentadas con sus albaranes debidamente firmados, pedidos, presupuestos y después conciliarlas con los extractos del banco.

Estudiando detenidamente todas las partidas, seremos conscientes que bien merece dedicar un “poco de atención” a la administración y promoción de nuestros negocios, bien por nuestros propios medios o bien delegándolos a otras personas. Con el tiempo seremos conscientes que teniendo los mismos gastos o incluso menos habremos rentabilizado mucho más nuestros negocios.

Tenemos que invertir en rentabilidad. Si alguien nos propone invertir en un producto o servicio nuevo, hay que traducirlo inmediatamente en ingreso. Preguntarnos  si podemos asumirlo y  darle rentabilidad a corto/medio plazo. Si la respuesta es sí, no hay lugar a dudas. Hay que intentarlo y ver sus resultados.

Realizar un esfuerzo en promocionar nuestros negocios no es tarea fácil, pues hay que estudiar qué tipo de publicidad se adapta mejor a nuestros negocios y a nuestra clientela.

Aquí os dejo un fenomenal artículo de un blog que sigo:  Smart Up. Su autora se llama Andrea  y habla de los diferentes tips que podemos utilizar con el  Email marketing, una de las herramientas que estoy dando a conocer a los pequeños negocios.

Espero que os guste e intentéis ponerlo en práctica.

Tips para crear campañas de Email Marketing.