Day to Day

A menudo en nuestro día a día no somos conscientes del trabajo realizado y menos aún de identificar aquellas actividades que son de alta rentabilidad. Aquellas que realmente son productivas y nos ayudan a evolucionar en nuestros proyectos. Incluso me atrevería a decir que utilizamos gran parte de nuestro tiempo en actividades que creemos  son sumamente importantes y realmente no lo son, como puede ser atender una llamada de un cliente  en el transcurso de una reunión, pues tenemos muy “aprendido” que el cliente es lo primero y en ese momento no nos paramos a pensar cuál de las dos actividades es prioritaria: la reunión o la llamada.

Sobre actividades de alta rentabilidad sabe muy bien Carles Seguí de SMI SPAIN, quien tuve el placer de conocer en la segunda jornada organizada por ACCO HORTA SUD, el pasado jueves 7 de junio.

Pero nuestro día a día va aún más allá de establecer objetivos y aprender a planificar nuestra agenda.

Todos los días hablamos y nos comunicamos unos con otros. A veces incluso somos “vendedores natos” de productos de una tienda o marca de ropa, pero cuando tenemos que  comunicar algo que consideramos importante ante un inversor privado o un cliente nos entra el “miedo” y empiezan a surgir  nuestras inseguridades. Así que más veces de las que desearíamos “nos resignamos” a mantenernos en nuestra “zona de confort” aunque nos tiremos todo el día quejándonos.

Comunicar y compartir son las palabras clave en nuestro día a día. Comunicar no significa “hablar por los codos”, sino estar atentos y escuchar. Estar dispuestos a colaborar y pensar en los demás. Crear sinergias: “sé lo que haces y probablemente a mí no me puedas ayudar, pero conozco a una persona que quizá sí puedas serle útil”.

Ser capaces de ser nosotros mismos y presentarnos ante los demás tal y como somos, quizá nos sorprenda lo fácil que  resulta presentar nuestro proyecto de negocio.

Esto fué lo que aprendí en el taller de comunicación de Jose Ignacio Ariño de Co&Gestión  y su dinámica “Elevator Pitch” el pasado 31 de mayo.

Comunicar en nuestro día a día y ser pacientes en obtener resultados. Construir siendo “pequeños”, no significa que sea “imposible”. Grandes empresas nacieron en el garaje de sus casas.

Transformar e inventar de nuevo sin miedo es lo que hicieron los propietarios de Workether, un centro de Coworking, en pleno centro de Valencia. Ellos nos cuentan: “A Newton le cayó una manzana, a nosotros nos atrapó una vieja fábrica de antenas. No importa comó llega la inspiración, lo realmente importante es que llegue. Tras adquirir la vieja fábrica de antenas que hoy en día es Workether, decidimos cederla a un colectivo de artistas urbanos, llamado D.O.C.S. Poco después, artistas de otras partes del mundo acudieron al lugar y crearon sus piezas formando una pequeña galería de arte. Así que decidimos abrirlo al mundo, porque el mundo está lleno de gente brillante que lo único que necesita es un lugar donde florecer”.

Conocí Workether tras mi participación y pequeña colaboración en el taller de comunicación de Jose Ignacio Ariño. No sé si fué realmente el viejo espíritu de las antenas, que atrapa la inspiración que flota en el aire, pero hoy Akorde tiene también un espacio en este lugar de trabajo compartido, donde se fomenta la colaboración e intercambio de ideas para crear sinergias.

Mi presencia en Workether es fruto de esta actitud de intercambio de ideas. Un lugar que os invito a conocer y pongáis en plena libertad vuestra inspiración para el desarrollo de vuestros proyectos.

OS ESPERAMOS

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s