Cambalache

Estas últimas semanas han sido un poco difíciles, más si cabe, por la realidad que nos ha tocado vivir y no puedo quedarme indiferente.

Y es que por mucho que queramos centrarnos en nuestra labor del día a día no podemos olvidar que vivimos en el mundo y en esta España de Cambalache.

Llevamos unas semanas calientes, muy calientes y no solo a nivel político.

Comenzando por los incendios que vivimos en la Comunidad Valenciana que han arrasado más de 50.000 hectáreas, y que provocó  además la muerte de un piloto de helicóptero que participaba en labores de extinción.

Hemos sido testigos de la “marcha negra” tal y como ha sido conocida en todos los medios  la marcha de 19 días secundada por los mineros al grito de : “Si esto no se arregla guerra, guerra y guerra” o “Si no hay solución, habrá revolución”.

Para rematarlo esta semana el gobierno nos ha anunciado el “regalito” de la subida del iva y la retención de IRPF para los autónomos, mientras que una diputada gritaba QUE SE JODAN!.

Sé que esta diputada ahora ha pedido perdón públicamente después de 6 días y  tras una amonestación verbal y escrita. Pero eso no le quitará cobrar este mes y los siguientes con los impuestos de todos.

No puedo quedarme indiferente.

Pero además, curiosamente, esta semana en facebook están saliendo a la luz algunas “verdades” sobre grandes firmas, inclusive de alimentación.

Y no es que me alegre por ello, pero muchas de estas “grandes”, han estado dentro de la política del “todo vale”, guardando los valores en un cajón y  centrándose en conseguir beneficios a toda costa.

Los valores perdidos, son los que en estos momentos más echo en falta. Quizá porque me eduqué en una familia sencilla entre anuncios en televisores en blanco y negro. Los hermanos pequeños no rechistaban por “heredar” la ropa de los mayores y se compraba en “casa de pauet, bertín, la nella…”. Pequeños negocios regentados por personas y para personas.

Sólo deseo que entre todo este Cambalache que nos ha tocado vivir, seamos capaces de mirar hacia adelante con valentía y crear nuevas generaciones de empresas “por y para” las personas.

Anuncios

@tweet

Llevaba ya algún tiempo interesada en hacer un curso de twitter, ya que que últimamente lo he incorporado como herramienta de marketing y comunicación.

Todos conocemos el nuevo fenómeno de las redes sociales, principalmente las nuevas generaciones que han nacido ya con “un ordenador bajo el brazo” y les resulta más fácil manejarse con un ipad que con un libro.

Pero para  los que nacimos en una época en la que hacíamos “silbatos” con huesos de albaricoques y nos hacían leer en el colegio a Ana Mª Matute y toda las generaciones anteriores, relacionarnos a través de una plataforma virtual con personas de todo el mundo, puede sonar a película de Matrix.

Y es que hemos vivido en dos siglos diferentes, y  en muy poco tiempo los avances tecnológicos han ido muy rápido. Así que no nos toca otra que vivir al día y aprender constantemente.

Mi oportunidad llegó la semana pasada en el club de gerentes de Torrent, en un curso impartido por Antonio V. Chanal. Un lujazo, vamos.

 ¿Qué es un tweet?

Para entender que es un tweet, primero tenemos que saber el concepto de twitter.

La palabra twitter se formó gracias a una lluvia de ideas, que concluyó en la palabra Twitch que es movimiento, inicialmente pensada para el microblogging. Los creadores de esta web se dieron cuenta que esta palabra no era muy buena porque era difícil de pronunciar, por lo que la palabra más cercana que encontraron fue la palabra twitter: “corta ráfaga de información y los sonidos emitidos de los pájaros”

Un tweet es el cantar de los pájaros, si lo repetimos muchas veces con una voz aguda nos daremos cuenta de que así es.

Todos en twitter somos pájaros y cada publicación corta es como un parloteo.

Y entre parloteo y parloteo, las personas y las empresas crean sinergias, tienen seguidores y al mismo tiempo son seguidos, pues lo que prima es que el mensaje que se publique sea capaz de transmitir valor.

Por ello twitter en poco tiempo se ha convertido en una máquina para conseguir clientes en tu negocio, ya que existen numerosas herramientas para crear  feedback entre tus seguidores, hacer encuestas, servir de soporte y atención al cliente, promocionar productos y servicios, y un largo etcétera.

Twitter es todo un mundo, y por ello merece la pena dedicarle un tiempo en su aprendizaje, ya que nos facilita crear y ampliar nuestra red comercial a coste cero.

Estar o no en la red no es imprescindible, pero si nuestros clientes están en internet.. no cabe duda que debemos estar donde ellos estén.

A mí aún me queda mucho por aprender, pero poco a poco voy descubriendo este maravilloso mundo del marketing y la economía digital.

Si os animáis a crearos una cuenta, ya tenéis una “follower” segura: @ampiali

“@ampiali si estamos en la red o en la vida es para hacer algo juntos y algo mejor”