¿ESTÁS PREPARADO?

¿Estás preparado para trabajar con un asistente virtual?

Ahora que ya habéis leído algunos artículos sobre los servicios que un asistente virtual os puede ofrecer, quizá os preguntéis si estáis preparados para subcontratar a alguien por unas horas de trabajo al mes de modo presencial o a distancia.

Habría que considerar si os sentís identificados con alguna de las siguientes cuestiones:

  • “A menudo le dedico muchas horas al teléfono,sin duda, para mí el cliente es lo primero. El caso es que todavía no he podido abrir el correo y aún tengo mucho por hacer. Seguramente hoy me iré tarde.”
  • “Llevo varios días sin apenas recibir pedidos y hoy no doy a basto. Lo  estresante es que todos quieren que salga mañana, cuando justamente tenía previsto hacer unas gestiones en XXX. Tendré que dejarlo para final de semana.”
  • “Acabo de sacar la cuenta de gastos de este mes. La reparación de la máquina ha disparado los gastos. Para colmo los clientes se están retrasando en los pagos. Tendré que llamarles para poder afrontar todos los gastos”
  • “Mi secretaria es muy eficiente, puedo estar tranquilo. La verdad es que en todo el tiempo que trabaja con nosotros nunca ha cogido una baja y ya van más de 5 años. Si algún día cae enferma no sé qué haría.”
  • “El departamento X últimamente está desbordado. Sólo hay una persona encargada  y se le han acumulado  dos columnas de papeles sin archivar por falta de tiempo. Seguro que tiene documentación de todo un año.”
  • “Esta mañana necesitaba consultar una factura del proveedor X y en el archivo no estaba la factura que buscaba. Todavía está por archivar la documentación desde hace tiempo.”
  • “Contrataría a alguien… pero con la inestabilidad que hay no me atrevo. Si acaso me llevaré faena para hacer en casa este fin de semana.”
  • “Qué mañanita llevo con el teléfono! Lo tengo todo por hacer!”
  • “Necesitamos contratar a alguien que lleve la administración, siempre dejamos los papeles para el último momento y el asesor nos ha llamado varias veces la atención.”
  • “Me gustaría abrir mercados, pero me siento inseguro con los idiomas. Estoy perdiendo oportunidades de negocio.”
  • “Esta mañana ha habido un problema con la carga del contenedor que teníamos previsto para XXX, al final cargarán esta tarde y se juntará con el resto de cargas que hay previstas. No sabemos a qué hora nos iremos. Espero que no haya ningún imprevisto más. Hoy estoy desbordado.”
  • “Esto no puede seguir así, tengo demasiadas cosas en la cabeza y se me ha olvidado incluso recoger a mi hija… Me han llamado del colegio para que vaya a recogerla.

Si os habéis identificado con alguna de estas frases, quizá deberíais plantear la posibilidad de delegar alguna de vuestras tareas con un servicio externo. No hay nada que perder. Por el contrario ganaréis en calidad de vida con un servicio que se adapta a vuestras necesidades reales a precios muy competitivos.

Date un respiro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s