@tweet

Llevaba ya algún tiempo interesada en hacer un curso de twitter, ya que que últimamente lo he incorporado como herramienta de marketing y comunicación.

Todos conocemos el nuevo fenómeno de las redes sociales, principalmente las nuevas generaciones que han nacido ya con “un ordenador bajo el brazo” y les resulta más fácil manejarse con un ipad que con un libro.

Pero para  los que nacimos en una época en la que hacíamos “silbatos” con huesos de albaricoques y nos hacían leer en el colegio a Ana Mª Matute y toda las generaciones anteriores, relacionarnos a través de una plataforma virtual con personas de todo el mundo, puede sonar a película de Matrix.

Y es que hemos vivido en dos siglos diferentes, y  en muy poco tiempo los avances tecnológicos han ido muy rápido. Así que no nos toca otra que vivir al día y aprender constantemente.

Mi oportunidad llegó la semana pasada en el club de gerentes de Torrent, en un curso impartido por Antonio V. Chanal. Un lujazo, vamos.

 ¿Qué es un tweet?

Para entender que es un tweet, primero tenemos que saber el concepto de twitter.

La palabra twitter se formó gracias a una lluvia de ideas, que concluyó en la palabra Twitch que es movimiento, inicialmente pensada para el microblogging. Los creadores de esta web se dieron cuenta que esta palabra no era muy buena porque era difícil de pronunciar, por lo que la palabra más cercana que encontraron fue la palabra twitter: “corta ráfaga de información y los sonidos emitidos de los pájaros”

Un tweet es el cantar de los pájaros, si lo repetimos muchas veces con una voz aguda nos daremos cuenta de que así es.

Todos en twitter somos pájaros y cada publicación corta es como un parloteo.

Y entre parloteo y parloteo, las personas y las empresas crean sinergias, tienen seguidores y al mismo tiempo son seguidos, pues lo que prima es que el mensaje que se publique sea capaz de transmitir valor.

Por ello twitter en poco tiempo se ha convertido en una máquina para conseguir clientes en tu negocio, ya que existen numerosas herramientas para crear  feedback entre tus seguidores, hacer encuestas, servir de soporte y atención al cliente, promocionar productos y servicios, y un largo etcétera.

Twitter es todo un mundo, y por ello merece la pena dedicarle un tiempo en su aprendizaje, ya que nos facilita crear y ampliar nuestra red comercial a coste cero.

Estar o no en la red no es imprescindible, pero si nuestros clientes están en internet.. no cabe duda que debemos estar donde ellos estén.

A mí aún me queda mucho por aprender, pero poco a poco voy descubriendo este maravilloso mundo del marketing y la economía digital.

Si os animáis a crearos una cuenta, ya tenéis una “follower” segura: @ampiali

“@ampiali si estamos en la red o en la vida es para hacer algo juntos y algo mejor”

Day to Day

A menudo en nuestro día a día no somos conscientes del trabajo realizado y menos aún de identificar aquellas actividades que son de alta rentabilidad. Aquellas que realmente son productivas y nos ayudan a evolucionar en nuestros proyectos. Incluso me atrevería a decir que utilizamos gran parte de nuestro tiempo en actividades que creemos  son sumamente importantes y realmente no lo son, como puede ser atender una llamada de un cliente  en el transcurso de una reunión, pues tenemos muy “aprendido” que el cliente es lo primero y en ese momento no nos paramos a pensar cuál de las dos actividades es prioritaria: la reunión o la llamada.

Sobre actividades de alta rentabilidad sabe muy bien Carles Seguí de SMI SPAIN, quien tuve el placer de conocer en la segunda jornada organizada por ACCO HORTA SUD, el pasado jueves 7 de junio.

Pero nuestro día a día va aún más allá de establecer objetivos y aprender a planificar nuestra agenda.

Todos los días hablamos y nos comunicamos unos con otros. A veces incluso somos “vendedores natos” de productos de una tienda o marca de ropa, pero cuando tenemos que  comunicar algo que consideramos importante ante un inversor privado o un cliente nos entra el “miedo” y empiezan a surgir  nuestras inseguridades. Así que más veces de las que desearíamos “nos resignamos” a mantenernos en nuestra “zona de confort” aunque nos tiremos todo el día quejándonos.

Comunicar y compartir son las palabras clave en nuestro día a día. Comunicar no significa “hablar por los codos”, sino estar atentos y escuchar. Estar dispuestos a colaborar y pensar en los demás. Crear sinergias: “sé lo que haces y probablemente a mí no me puedas ayudar, pero conozco a una persona que quizá sí puedas serle útil”.

Ser capaces de ser nosotros mismos y presentarnos ante los demás tal y como somos, quizá nos sorprenda lo fácil que  resulta presentar nuestro proyecto de negocio.

Esto fué lo que aprendí en el taller de comunicación de Jose Ignacio Ariño de Co&Gestión  y su dinámica “Elevator Pitch” el pasado 31 de mayo.

Comunicar en nuestro día a día y ser pacientes en obtener resultados. Construir siendo “pequeños”, no significa que sea “imposible”. Grandes empresas nacieron en el garaje de sus casas.

Transformar e inventar de nuevo sin miedo es lo que hicieron los propietarios de Workether, un centro de Coworking, en pleno centro de Valencia. Ellos nos cuentan: “A Newton le cayó una manzana, a nosotros nos atrapó una vieja fábrica de antenas. No importa comó llega la inspiración, lo realmente importante es que llegue. Tras adquirir la vieja fábrica de antenas que hoy en día es Workether, decidimos cederla a un colectivo de artistas urbanos, llamado D.O.C.S. Poco después, artistas de otras partes del mundo acudieron al lugar y crearon sus piezas formando una pequeña galería de arte. Así que decidimos abrirlo al mundo, porque el mundo está lleno de gente brillante que lo único que necesita es un lugar donde florecer”.

Conocí Workether tras mi participación y pequeña colaboración en el taller de comunicación de Jose Ignacio Ariño. No sé si fué realmente el viejo espíritu de las antenas, que atrapa la inspiración que flota en el aire, pero hoy Akorde tiene también un espacio en este lugar de trabajo compartido, donde se fomenta la colaboración e intercambio de ideas para crear sinergias.

Mi presencia en Workether es fruto de esta actitud de intercambio de ideas. Un lugar que os invito a conocer y pongáis en plena libertad vuestra inspiración para el desarrollo de vuestros proyectos.

OS ESPERAMOS

Nuestro legado

Esta mañana una amiga relataba indignada un hecho que tuvo lugar ayer tarde al volver a casa. El hecho en sí trata de una acción que por desgracia es bastante habitual en las calles y jardines, ya sea de pueblos o ciudades: un grupo de “niños” increpando e insultando a un “mendigo” que en ese momento se encontraba ebrio.

Para colmo de los colmos,  quienes pasaban en ese momento por la zona se limitaban a “mirar” y “no hacer nada”, no vaya a ser que los “niñitos” se molesten y encima acabe mal parado.

Son “los reyes de la casa”. No se les priva de ningún capricho. Tienen TODO lo que piden, y si en algún momento se les niega o reprende por alguna de sus acciones, se “arman” de valor para que resultes TU el culpable. Son hábiles en argumentar mentiras y en salir “airosos” de situaciones que les pueda comprometer. Saben que son menores y que la justicia les protege.

Estaba pensando en todo esto, cuando me he acordado del modo en que los grandes artistas utilizaban sus obras para “transmitir”  VALORES a su público.

Esta semana tuve el placer de asistir al concierto de “La Flauta Mágica” de W.A. Mozart, que el Conservatorio Superior de Valencia ofrecía en su auditorio,  teniendo como protagonistas a los alumnos del citado centro.

Cuando Mozart estrenó esta obra, tenía treinta y cinco años y sólo le quedaban dos meses de vida. Su amigo y empresario teatral Emanuel Schikaneder estaba pasando por graves apuros económicos y Mozart que se encontraba en su misma situación financiera resolvió escribir para él una obra que podría dar dinero. El elemento mítico fué la Flauta Mágica.

Esta magnífica obra, por regla general es conocida por la sublime aria de “La Reina de la noche”. El personaje lo interpreta una soprano. Un aria con unos agudos que hacen que se te estremezca la piel. Un personaje bello, elegante, pero en el fondo soberbio y temido por sus acciones, ya que representa todo lo malo: la ignorancia, maldad, oscuridad, tinieblas..intentado asesinar por medio de su hija, a Sarastro para así recuperar el círculo del Sol que le da el PODER.

El personaje de Sarastro, lo interpreta un bajo. Su voz es tan profunda que incluso al oírla puede producir cierta sensación de “oscuridad” o “temor”. Sarastro interpreta el papel de un sacerdote. Representa la bondad. En la obra rapta a la princesa (la hija de la Reina de la Noche), porque no veía conveniente la educación que estaba recibiendo de su madre.

Al final la obra termina ensalzando  la bondad y las buenas acciones, pues ellas son las que realmente nos conducirán a la felicidad.

Educar en valores y ser coherentes de nuestras acciones en todos los ámbitos: familiar, profesional, laboral, amistades… a veces puede producir “incomprensión” por parte de un “público” más habituado a ver “reality shows”, que a reflexionar en los efectos conductuales que pueden llegar a producir.

Los padres tenemos una responsabilidad muy grande con nuestros hijos. Amarles, no significa “consentirles TODO”, sino también poner LIMITES, inculcar el RESPECTO y ayudarles a VER las consecuencias de actuar de un modo u otro.

Como decía Guy Kawasaky en una entrevista realizada por Javier Megias esta semana pasada:”El legado que dejas no es el dinero que has acumulado, sino cuánto has sido capaz de mejorar el mundo. Y por cierto, es aún más importante para mí que mis hijos sean buenas personas. En cierto sentido, ¡todo niño es una Start Up!

“El grande puede, el pequeño lo hace”, es un debate publicado en la revista The Economist. Las empresas deberían invertir en valores y recordar por qué los clientes confían en tí, en vez de generar beneficios a base de “prácticas no saludables”.

En un mundo globalizado como el que vivimos “todo lo que hagas” no sólo se entera el vecino o tu entorno más cercano.

Se entera todo el mundo.

Un nuevo proyecto: Virutas

Estaba pensando en un artículo que he leído en La Vanguardia titulado: Reinventarse por la crisis.
No es la primera vez que oigo esa palabra, es más, en más de una ocasión seguramente la habréis visto escrita en el blog o en nuestros folletos.

Si nos preguntan por el inventor de las máquinas voladoras, probablemente lo primero que se nos vendría a la mente sería el inventor del avión, que en este caso no fue sólo una persona sino un equipo formado por dos personas, los hermanos Wright, quienes lograron desarrollar el primer avión a principios del siglo XX; esto es, el primer avión funcional. Pero bosquejos existieron antes en la historia, como los de Leonardo Da Vinci.

Para mí el verdadero precursor de la idea fue Leonardo Da Vinci, pero evidentemente no podía vivir el tiempo suficiente para perfeccionar y desarrollar plenamente esa idea. Los hermanos Wright eran propietarios de un taller de bicicletas en Ohio, Estados Unidos, y pusieron el empeño de hacer realidad el sueño de volar del hombre en 1903.

Para “reinventar” ante todo hay que ser un poco “reinventores”.
Hay que aprender a emprender y pasar la I.T.V., como escuché decir en Feria Talent a Hortensia Roig Herrero, secretaria General de EDEM.
I= Inteligencia; T= Tesón y Trabajo; V: Valor para emprender y vigilancia
Y como si de un gran pastel se tratara, endulzarlo con paciencia, prudencia y perseverancia.

Trazar una estrategia: “Volar en forma de V“, como si de una bandada de gansos se tratara y ante todo creer en nuestra idea y en nuestro talento aunque no lo veamos.

Ser capaz de darle un aire nuevo a una profesión o una afición, es lo que un amigo ha descubierto como proyecto de futuro.
Llevaba varios días empleando su tiempo en unas pequeñas construcciones de madera ya que su taller de pintura no tenía faena. Un día fuí a visitarle y me dió como un “flash” cuando me enseñó todas esas creaciones. Le ví muy ilusionado y se notaba que le hacía feliz.

Le brindé mi apoyo en la creación de una tienda online para que pudiera mostrar a los demás todas esas maravillas y otros niños pudieran disfrutar al igual que sus hijas.
“Virutas” es el nombre que le han puesto y muy pronto tendréis ocasión de visitarla y hacer vuestras primeras compras para “los más pequeños de la casa”.

Mis sinceras felicitaciones a Chimo y Alicia por este nuevo proyecto del que estoy segura va a tener un gran éxito.

¿Os animais a reinventar?

Motivar el talento

Llevo unos días sin poder dedicarle tiempo al blog. Hace un par de semanas me propusieron asistir al Congreso Nacional de pymes que se celebraba en  Valencia. El evento tuvo lugar el jueves pasado en el hotel SH Palace de Valencia, junto al Palau de la música. Me gustaría poder resumiros en breves líneas todo el entusiasmo y la calidad de las ponencias, pero es difícil,  hay que estar allí y vivirlo en primera persona.

¿Parece mentira no? ¿se puede transmitir entusiasmo con la que “está cayendo”? ¿Pero, de qué otro modo sino, se van a crear empresas? Después de una intensa jornada con ocho magníficas ponencias, cuanto ni menos la conclusión a la que llegas en cuanto reflexionas toda la información es: CUANTO HAY POR HACER .

En algún lugar siempre nos encontramos con personas que ponen toda la pasión por su profesión al servicio de los demás,  personas que visualizan el talento a primera vista y dedican sus vidas a potenciarlo entre jóvenes y menos jóvenes.

El fín de semana anterior tuve el placer de asistir al III Curso de Canto impartido por Emilia Onrubia y patrocinado por la Unión Musical de Liria. Emilia, para quienes no la conozcan, es soprano y profesora del conservatorio profesional de Torrent, pero ante todo es una de esas personas que por sí mismas son MARCA PERSONAL.

El curso transcurrió en el teatro de la Unión Musical de Liria, de por sí todo un emblema ya que de allí han salido muchos músicos profesionales que se encuentran repartidos por toda Europa. La agenda que tenían era muy apretada, pero el curso de canto se encontraba, ya por tercer año consecutivo, dentro de la programación.

Estaba presenciando una clase cuando me puse a escribir frases sueltas que ella decía a los alumnos: concentración, tienes que mirar lo que puedes hacer ahora y la voz irá evolucionando, nos mareamos en cosas que no tenemos que pensar, todo tiene que estar en conexión, no dudes, ábrete a la experiencia de que tu sonido entra en tí….

Y surgen las emociones porque cuando encuentras ese punto justo donde la concentración y la relajación están en perfecta sintonia el resultado es espectacular. El aire pasa con toda libertad y el sonido recorre todo tu cuerpo haciéndote vibrar.

Son sensaciones que conocen muy bien los músicos. Desde bien pequeños dedican muchas horas “extras” a estudiar en el conservatorio y se requieren años para aprender la técnica de su instrumento.

El sábado finalmente concluyó el curso con la audición de los alumnos. Algunos de ellos jóvenes promesas. Jóvenes que ya destacan por su talento y sueñan con poder asistir a clases magistrales con Teresa Berganza o pisar el día de mañana grandes escenarios. Una audición sin lugar a dudas de gran calidad.

En la vida necesitamos de esos maestros, visionarios de talentos, investigadores día a día de su profesión y a menudo verdaderos coaching personales. A Emilia igual la puedes ver en un gran escenario, que en un patio al aire libre. Es accesible, siempre y cuando la causa lo justifique. Es una trabajadora incansable,  es mi profesora de canto.

No sé si te lo habremos dicho alguna vez, pero por si acaso, una vez más te damos

GRACIAS

Os dejo con un video que he hecho con las fotografías del curso. El audio corresponde a una intervención pública de Emilia. Obra:Nessun Dorma, un aria del acto final de la ópera Turandot de Giacomo Puccini. La letra es la traducción del fragmento que está interpretando.

Espero que os guste y disfrutéis de esta maravilla de voz.

¿Truco o trueque?

Llevamos ya unos meses en el que las noticias nos   sorprenden con “buenas nuevas”. Parece como si de repente, se haya destapado el “regalito” del huevo kinder y para sorpresa de los menos “kinder” nos hemos encontrado con elevados índices de prima de riesgo, desconfianza de los mercados  y  una reforma laboral que pretende con sus “medidas de recortes” incentivar la creación de empleo.

No es que sea pesimista ni desconfíe en los “altos” cargos a quienes de forma libre, igual, directa y secreta elige el pueblo español, pero claro, resulta difícil entender el concepto que tienen algunos de “desarrollo sostenible”.

Así es, que después de escuchar a lo largo de varios meses noticas “tan prometedoras”, prefiero concentrarme en realizar actividades constructivas e interesarme por iniciativas que aporten soluciones, ya que de una cosa estoy bien segura.  NADIE nos sacará de la crisis salvo NOSOTROS MISMOS.

¿Truco o Trueque?

¡Hombre!, si el truco es bueno, no voy a negar que puede dejarme con la boca abierta, pero no dejará de ser una ilusión: como quien dice “ver brotes verdes donde no los hay”.

El trueque,  sin embargo, forma parte de la prehistoria de la economía. Es la primera manifestación de comercio tal y como lo conocemos hoy en día. Cuando no existía el dinero, la gente intercambiaba productos o servicios que pudiesen necesitar, y el trueque siguió existiendo y de hecho ha llegado hasta nuestros días.

Una de las iniciativas que tuve oportunidad de conocer en la jornada de FERACCO, fue la plataforma de TROCOBANK.

Trocobank es un sistema alternativo de crédito basado en la solidaridad y la colaboración entre empresarios. Nace para ayudar a las empresas a mantener su actividad económica accediendo a financiación al márgen del circuito bancario tradicional.

Es una iniciativa que fomenta la creación de empresas a través del intercambio de productos o servicios. Conforme se va vendiendo, se va adquiriendo capacidad de compra. El dinero no es por así decirlo el objetivo primordial, sino más bien, fomentar la creación y el mantenimiento de la actividad de las empresas.

¿Qué más puedo deciros de Trocobank?

Que en su primer mes en funcionamiento, cuenta ya con cerca de 1.200 empresas de toda España, con un volumen de crédito de más de 8,3 millones de euros, y con operaciones de compra/venta al margen de los circuitos bancarios tradicionales.

Probablemente en una sociedad en la que vivimos no podamos basar absolutamente todo a través de operaciones de trueque, pero sin duda, es una iniciativa que está ofreciendo una luz, una esperanza para muchas empresas, animando al mismo tiempo a la creación de otras nuevas.

Si alguno de vosotros está pensando en emprender un negocio, éste puede ser un buen medio donde comenzar y darse a conocer.

¡NOS VEMOS EN TROCOBANK!


Akorde también estuvo en FERACCO

Hacía unas semanas que había recibido la invitación de la Agrupación Comarcal para asistir al encuentro de  FERACCO en Paiporta.

Un encuentro con empresarios, emprendedores y personas en búsqueda activa de empleo. Un lugar para todos aquellos que vamos en búsqueda de nuevos caminos y  oportunidades profesionales.

No voy a negar que me hacía una gran ilusión, y por ello me dediqué a preparar toda clase de material para poder repartir: tarjetas de visitas, folletos, ..

Me parecía que la ocasión lo merecía y me puse con “las manos en la masa” a confeccionar unas galletitas personalizadas con el nombre de Akorde.

Pensé: “Para la hora del café”.

Pero una vez llegamos allí, las dejamos en el coche para no ir cargados durante toda la mañana.

Os cuento un poco como fue mi jornada:

La sostenibilidad en la innovación empresarial.

Ponente: Albano López, gerente de Natura y Cultura.

Me pareció un tema interesante hablar de la sostenibilidad y cómo lo que yo hago mejora en el entorno en el que vivo, no sólo a los clientes, sino también a la sociedad.

Albano, nos hizo una reflexión de la necesidad de cambiar el modelo de empresa, porque si seguimos a este ritmo en pocos años nos encontraremos con una sociedad en la que el 20% de los ricos serán poseedores del 80% de los recursos, es decir 2.000 millores de personas consumiendo, frente a un 80% de pobres con un 20% de recursos, es decir, unos 8.000 millores de personas con necesidades básicas. Y eso no es sostenible.

En plena crisis todos los que asistimos a este taller éramos conscientes de que evidentemente “algo no funciona” en nuestro sistema actual  y que escuchando a Albano, principalmente para quienes hemos tomado la decisión de emprender, debemos hacer un esfuerzo en crear empresas que no sólo generen economía, sino que además influyan en la protección de nuestro entorno, en índices de felicidad y al mismo tiempo faciliten el acceso a los servicios básicos. Ser capaces de crear empresas que al mismo tiempo se fomenten VALORES HUMANOS.

Desde luego, la mañana prometía.

 Riesgos psicosociales, gestión del tiempo, inteligencia emocional en las organizaciones empresariales.

Carmen Soler, gerente de Grupo TP.

“La historia no sirve de nada, pero quien no sabe de historia no sabe de nada”

Así empezaba la ponencia de Carmen Soler.

¿Cómo hablarnos a todos los allí presentes sobre los riesgos psicosociales en las organizaciones empresariales?

Hablarnos  de lo que “no debemos imitar” justamente porque a la larga no lleva a ninguna práctica saludable.

Hablar sin tapujos del “liderazgo tóxico”, del “efecto sandwich” de los mandos intermedios, o del efecto “socarrat” o “burnout” de los empleados. Hablar de tener valor y volver a tener valores, de cuidarnos más como personas.

Como ella decía: ser capaces “de buscar la leche donde esté la vaca”

Otra vez los VALORES volvían a tomar protagonismo, como si de un principio fundamental se tratara. ¿Será casualidad?

Y le tocó el turno a Miguel Angel Díaz, presidente de ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia emocional).

Empezar una sesión manteniendo un boli dos minutos entre los dientes sin tocar los labios, como ejercicio para nuestra vida diaria, tenía un objetivo claro: APRENDER A SONREIR.

Diferenciar entre las emociones, los sentimientos y los estados de ánimo. Reconocer las emociones y saber controlarlas. Saber que las emociones se contagian porque actúan como unas neuronas espejo y hace que las personas sientan o no empatía.

Cómo las emociones y los sentimientos influyen en nuestra salud y cómo la percepción del clima en las empresas depende en gran medida del líder en las empresas.

Nadie puede imaginarse hasta qué punto un  líder puede contagiar y transmitir una serie de emociones a quienes se encuentran a su alrededor. Miguel Angel, lo sabe bien. Al final de la sesión, todos los asistentes acabaron sonriendo y dando palmas al compás de la Marcha Radetzky.

A continuación paramos para comer, y aprovechar la hora del café para conversar y repartir tarjetas. Josep Alemany, gerente de Micrópolis, nos habló de Carlos Andreu, autor del libro “Del ataud a la cometa”. Había asistido a su conferencia. Desde luego, un libro que no tardaré en devorar.

Y la tarde continuó tal y como estaba previsto con más talleres y el acto de clausura.

¿Qué deciros de FERACCO?

Que han pasado ya unos días y todavía estoy digeriendo el “buen saber hacer” de todos los profesionales que impartieron ponencias y conferencias.

Que efectivamente vamos hacia otro modelo de trabajo donde los VALORES HUMANOS, pueden ser compatibles con PRODUCTIVIDAD.

Y que esta crisis que ha cerrado tantas empresas, generará otras nuevas que tendrán como objetivo un desarrollo más SOSTENIBLE, como único modo de recuperar valores como: respeto al medio ambiente, acceso a  servicios básicos y la felicidad de las personas.

(Por cierto, cuando entramos en el coche nos dimos cuenta que nos habíamos olvidado las galletas….. pero si os hace ilusión se hace una hornada y os las envío por correo. )