¿Tengo beneficios?

viajesParece que fue ayer cuando empezamos el nuevo año y nos encontramos ya  terminando julio.  Mientras algunos están pensando en las vacaciones,  otros están revisando los  impuestos que ayer mismo entregó su gestor a Hacienda.  Esto me recuerda que en ocasiones algunos clientes cuando se les informa que han obtenido beneficios, no se explican dónde están porque no paran de pagar y sin embargo no ven color en sus negocios.

Como técnico administrativo, mi función es estar al lado del cliente, pero también al lado del asesor facilitándole toda aquella documentación que necesita. Así pues, cuando me encuentro en  estas situaciones, lo primero que me viene en mente es que, seguramente, hay  partidas de gastos que no se han tenido en cuenta, aunque el cliente insista en que lo ha entregado todo.

me sale a pagar

me sale a pagar

Un buen gestor se preocupa de que toda la documentación esté en su poder incluida  esas facturas o liquidaciones que aparecen en “letra pequeña” entre los extractos del banco. Sí, me estoy refiriendo a los  intereses, servicios bancarios, gastos por devolución de recibos, leasing, descuento de efectos, paypal… etc, que paga la empresa y que siendo un gasto muy importante no se repara en ello a la hora de entregar al gestor. El cliente sabe que sólo en bancos se le va una fortuna, pero desconoce que esos gastos también deben ir reflejados en la contabilidad e influyen en la declaración de sus ingresos al final del trimestre, cuanto menos al finalizar el año.

A menudo ocurre que la empresa es muy pequeña o pertenece a un profesional que bastante tiene en preocuparse de atender a sus clientes, pero  no sabe cómo gestionarla  y por tanto no sabe en qué situación se encuentra ni qué estrategias tiene que tomar para mejorar.

Tener el control de las cuentas de la empresa es fundamental, pues de no hacerlo puede acarrear serios problemas. El propietario de una empresa debe saber en todo momento qué gastos se están produciendo en su día a día y tener un control sobre ellos. Debe llevar la contabilidad al día y también la conciliación de su banco. No sería la primera vez que viene cargada en el banco una factura que no ha llegado físicamente a la empresa o venir cargados en la liquidación de una remesa de efectos un interés  que no ha sido pactado previamente con la entidad financiera.

isoEn estos casos es recomendable además de enviar un correo electrónico a la persona responsable de tu cuenta en el banco (de este modo también se cumple con el protocolo de calidad ya que queda registrado por escrito), dirigirse a la entidad para hablarlo personalmente. Si optas por el  teléfono,  en la mayoría de ocasiones te hará perder mucho tiempo además de crisparte los nervios.

Si aún así se tienen ciertas dudas de haber obtenido beneficios a pesar de que lo digan tus impuestos,  abría que analizar en más profundidad las cuentas de tu empresa, pues puede ser debido a muchos otros factores.

Así pues, si a pesar de llevar el control de la empresa no se obtiene el resultado esperado, no resulta recomendable dejarlo para que a última hora nos lo confirme nuestro gestor. El tiempo puede jugar un papel muy negativo si no se toman las acciones correctas.

Anuncios